Osmosis inversa
Artículos Técnicos

Cómo funciona un equipo de osmosis inversa

Dom, 01/10/2017 - 23:24

Solemos usar las palabras osmosis y osmosis inversa de manera indistinta, sin embargo, se tratan de conceptos diferentes. En este artículo os explicaremos en qué consiste cada una ellas y entraremos en detalle el proceso concreto en el que se basan los equipos de osmosis inversa.

Osmosis es una palabra griega que significa “acción de empujar”. Se trata de un fenómeno natural con el que el agua pasa a través de una membrana semipermeable que separa dos disoluciones acuosas de distinta concentración.

La osmosis es responsable de aspectos tan variados como el intercambio de agua que se produce en las paredes de las células de todos los seres vivos (fundamental para el metabolismo) o el aumento de tamaño de las legumbres cuando las dejamos en remojo.

La ósmosis inversa es un proceso inventado por el hombre que invierte el fenómeno natural de ósmosis. El objetivo es obtener agua purificada partiendo de un caudal de agua que es relativamente impuro.

En ella, el agua es obligada a pasar por una membrana semipermeable, dejando pasar solo agua pura quitándole impurezas y bacterias. Este proceso se realiza a la inversa que en el caso de la ósmosis, ya que el desplazamiento del agua va desde la zona de mayor concentración a la zona de menor concentración (agua pura). De ahí el nombre de “inversa”.

Si entramos en el detalle de cómo se produce lo que os acabamos de contar, tenemos los siguientes 5 pasos:

  1. El agua fluye desde la toma de agua hasta el filtro con sedimentos.
  2. De ahí va y pasa por un filtro de carbón activo
  3. Llega a la membrana en la que se produce la ósmosis inversa. El agua con menor contenido sólido pasa a un nuevo depósito, mientras que los restos sólidos se eliminan por el desagüe.
  4. A continuación entra por un filtro de postcarbono.
  5. El agua ya está lista para su consumo.

Como bien sabéis, el agua resultante es ligera y muy débilmente mineralizada. Por su pureza, ayuda a nuestro organismo en los intercambios y la evacuación de las toxinas. Agua más pura, sin olores ni sabores para el consumo o para cocinar.