bomba hidráulica para bombeo
Artículos Técnicos

Cómo elegir la bomba hidráulica más adecuada

Mié, 03/02/2021 - 18:09

El uso de bombas hidráulicas está presente directamente en multitud de tareas del día a día. Son incontables las ocasiones en las que podemos encontrarnos con la necesidad de una bomba, ya sea para el transporte de un líquido de un punto a otro más elevado o para aumentar la presión de circulación.

De igual forma, son muchos los factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir la bomba más adecuada y abundantes las opciones que tenemos para ofrecer soluciones.

Hoy nos vamos a detener en los tres principales parámetros que necesitamos tener en cuenta para poder seleccionar una bomba hidráulica: el tipo de fluido, su procedencia y la potencia necesaria.

Tipo de fluido

Es importante conocer exactamente las características del fluido que necesitamos bombear, en primer lugar, para saber qué resistencia ofrecerá a su desplazamiento y en segundo lugar para evitar que la bomba se desgaste o sufra algún fenómeno corrosivo.

También es importante conocer la temperatura. Dependiendo del material con el que esté construida la bomba, podrá trabajar a unas temperaturas u otras. Por ejemplo, un cuerpo de plástico podrá soportar un máximo de 35-40 ºC, mientras que uno metálico podrá llegar a los 90-110 ºC.

Por último, también habrá que valorar si el líquido puede contener partículas sólidas que deben ser evacuadas.

En general, las bombas centrífugas son las más utilizadas para líquidos poco viscosos como el agua debido a su alta eficiencia y bajo precio y a que permiten bombear grandes volúmenes a un caudal constante.

Procedencia del fluido

En cuanto a la procedencia del fluido, la clasificación principal que debes contemplar atiende a la profundidad a la que se encuentre el fluido y a la capacidad de aspiración de la bomba. Así, se establecen dos tipologías básicas: bombas de superficie o bombas sumergibles.

Elegir entre una y otra depende, en gran medida, de la altura de aspiración. En general, si es superior a 7 metros, debemos optar por una sumergible, ya que una de superficie puede no sea capaz de elevar el fluido desde esa profundidad. Pero hay algunas otras características que las diferencian.

Las de superficie pueden ser horizontales o verticales, tener uno o varios rodetes y normalmente se usan para fluidos limpios, aunque también existen para aguas cargadas.

Cuando el circuito no pueda ser cebado de manera independiente, podemos optar por una bomba autocebante. En este video te mostramos cómo instalarla.

En el caso de las sumergibles, pueden ser o no multicelulares, tienen un máximo de arranques recomendado por hora de entre 10 y 20 y, en caso de alimentación con tensión monofásica, requieren un condensador de arranque.

En caso de que podamos emplear las dos, piensa que las de superficie son más fácilmente accesibles, pero también están más expuestas.

Potencia necesaria

La potencia necesaria es el tercer factor que debemos tener en cuenta. Para determinarla, tendremos que conocer la presión necesaria o altura manométrica y el caudal. A priori, altura y caudal pueden parecer dos conceptos abstractos, pero no se trata más que de saber qué cantidad de agua hay que mover y qué altura hay que sortear para determinar qué presión se necesita.

Altura manométrica o presión

Generalmente se expresa en metros de columna de agua (mca) o en kg/cm2.

1 Bar = 1,02 Kg/cm2.

1 Bar = 10,2 mca.

1 Kg/cm2 = 10 mca.

La altura manométrica se calcula sumando la altura de aspiración (desde el nivel del líquido al centro de la toma de aspiración de la bomba) y la altura de impulsión (desde el centro de la toma de aspiración hasta el punto de mayor elevación), y añadiendo las pérdidas de carga (resistencia al paso del líquido provocada por el rozamiento en el interior de tuberías y con las válvulas).

"Esquema de bomba hidráulica centrífuga"

Existen tablas y fórmulas para realizar cálculos más precisos en función de la pérdida de carga de cada tipo de material que tenga la tubería. A efectos prácticos se suele contemplar un 10-15 % de la altura geométrica o 10 mca como valor fijo.

Por otro lado, también deberás tener en cuenta la presión residual. Se trata de la presión adicional necesaria para garantizar el confort en duchas o grifos, el funcionamiento de un riego, calderas, etc.

Como ejemplo, si en una casa unifamiliar de dos plantas y 6 metros de altura geométrica, el caudal estimado para la vivienda es de 3.000 l./h., habrá que añadirle 10 mca de pérdida de carga y 20 mca de presión residual, por lo que la altura manométrica será de 36 mca y la presión necesaria será, aproximadamente, de 3,6 bar.

Caudal

El caudal es el volumen de líquido que eleva la bomba por unidad de tiempo. Te encontrarás que las unidades más frecuentes de medida son:

m3/h=metros cúbicos por hora (1 m3/h = 1.000 l/h) 

l/m= litros por minuto

l/s = litros por segundo

La mayoría de los fabricantes ofrecen en sus fichas técnicas de producto gráficas con la curva de funcionamiento y el rendimiento de la bomba en función de la altura y el caudal. La altura de impulsión varía en función del caudal. Lógicamente, a mayor caudal, menos altura de impulsión.

De esta forma, atendiendo a las necesidades que tengamos y a la solución que busquemos, deberemos seleccionar el modelo de bomba hidráulica más adecuado. Recuerda que en cualquiera de los puntos de venta Saltoki podrás obtener asesoramiento sobre el tipo de bomba que más se ajusta a tus requerimientos.