Piscina climatizada con placas solares
Artículos Técnicos

Climatización de piscinas con energía fotovoltaica

Jue, 01/07/2021 - 16:28

Cada día son más los usuarios que quieren alargar la temporada de baño y recurren a un profesional para instalar un sistema de climatización de piscinas, ya sea mediante bombas de calor aire-agua, intercambiador de calor con caldera o cualquiera de estas opciones combinada con energía solar fotovoltaica.

Y es que, si elegimos el sistema más adecuado, podemos hacer que el baño en piscinas exteriores se alargue más allá del verano, pero conviene atender a otros factores que pueden influir en la decisión. No sólo el tipo de piscina que vamos a climatizar y la climatología del lugar donde está ubicada, sino también, y cada vez más importante, el coste energético que puede suponer una instalación de este tipo.

En ese sentido, apoyar el sistema de climatización de piscinas con una instalación de paneles solares fotovoltaicos puede ser una opción muy recomendable si queremos disfrutar del agua buena parte del año sin que el coste energético se dispare.

Climatización de piscinas con bomba de calor aire-agua

Lograr una temperatura del agua confortable y constante que permita disfrutar más tiempo de la piscina puede conseguirse de diferentes maneras, pero, quizá, una de las más recurrentes y efectivas es la instalación de un sistema basado en el uso de bombas de calor aire-agua.

Cabe recordar que el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) sólo permite la climatización de piscinas al aire libre mediante energías renovables o residuales, y que la bomba de calor se considera energía renovable si el factor de rendimiento medio estacional (SCOP) es mayor a 2,5.

Estos equipos funcionan igual que una bomba de calor para climatización de edificios. Utilizando las propiedades del gas refrigerante, la bomba de calor aprovecha la energía del aire del exterior y la transmite directamente a la piscina a través del circuito de agua.

Se trata de una solución ecológica y con un consumo eléctrico muy inferior a otras opciones ya que casi toda la energía, hasta un 80%, es producida por el aire y sólo el 20% por energía eléctrica.

Además, son fáciles de instalar: pueden colocarse en superficie en cualquier lugar cercano a la piscina y basta con hacer una sencilla instalación eléctrica similar a la que se realizaría al instalar un equipo de aire acondicionado.

Funcionamiento de una bomba de calor aire-agua

Los principales aspectos que deben tenerse en cuenta al elegir la máquina más adecuada son la potencia térmica y su coeficiente de rendimiento (COP), es decir la potencia suministrada respecto a su consumo de electricidad. Cuanto más elevado sea, más eficiente será la bomba de calor.

Debe instalarse en by-pass y se debe realizar siempre el tratamiento del agua con productos químicos o equipos de electrólisis de sal con posterioridad a la bomba de calor, en la impulsión hacia la piscina, para evitar la corrosión y no dañarla. El intercambiador de calor de las bombas de calor aire-agua para calentamiento de piscinas debe ser de aleación de titanio, para resistir las aguas cloradas.

Energía fotovoltaica para reducir costes

A pesar de que la bomba de calor ya se considera como energía renovable, se puede combinar con energía solar fotovoltaica para potenciar todavía más esa eficiencia. Mediante una instalación de autoconsumo fotovoltaico podremos climatizar la piscina sin tener que preocuparnos por el consumo eléctrico.

Las bombas de calor requieren el correspondiente abastecimiento de energía para su funcionamiento, pero, gracias a la combinación de estos equipos con una instalación fotovoltaica, se pueden conseguir importantes ahorros en la factura eléctrica.

Una instalación fotovoltaica se caracteriza por su sencillez. Carece de circuitos hidráulicos que complican la instalación y no requieren mantenimientos complejos a lo largo de los años. Únicamente consta de módulos solares fotovoltaicos, un inversor, cableado y cuadros de protección.

La energía solar fotovoltaica puede abastecer de electricidad a cualquier sistema de climatización de piscinas. Incluso, cuando la bomba de calor no tenga consumo, la electricidad producida por los paneles se utilizará para disminuir la factura de otros consumos eléctricos de la casa.

Recuerda que, tanto si elegimos una bomba de calor aire-agua como si nos decantamos por otras opciones, se recomienda instalar una cubierta térmica para evitar pérdidas de calor, sobre todo durante la noche, con el consiguiente ahorro energético.