Instalación de biomasa
Artículos Técnicos

Biomasa: cómo elegir el sistema de alimentación adecuado

Mié, 02/12/2020 - 16:59

La reciente modificación del Código Técnico de la Edificación ha propiciado un nuevo marco energético, basado en la eficiencia y la sostenibilidad. En este contexto, las calderas de biomasa, que con la nueva Normativa de Ecodiseño cumplen con las mayores exigencias relativas a eficiencia y emisiones, se convierten en una alternativa real para cubrir las necesidades energéticas de los edificios de forma independiente y sostenible.

En este artículo te hablamos de uno de los puntos que debemos tener en cuenta al instalar biomasa: la elección del sistema de alimentación de combustible, un aspecto fundamental para el adecuado funcionamiento de la instalación.

Factores que influyen en la elección del sistema

Las instalaciones de biomasa requieren un silo para almacenar el combustible (pellets, astillas, hueso de aceituna, etc.) desde el que se alimentará el quemador de la caldera. A la hora de diseñar la instalación hay que tener en cuenta una serie de factores, fundamentalmente estos cuatro, para elegir el sistema de alimentación más adecuado:

Tipo de combustible

Si utilizamos pellets o hueso, podremos usar prácticamente todos los sistemas de alimentación (sinfines, agitadores, sistemas neumáticos o silos de lona). En cambio, si el combustible son astillas, son necesarios los sistemas de agitador. Es importante tener en cuenta que los sistemas de alimentación de astillas permiten el uso de otros combustibles, pero la selección de un sistema de pellets o hueso no permitirá el cambio de combustible a astillas.

Espacio disponible

Si disponemos de espacio o ya existe un silo de obra, podremos elegir cualquier sistema. En caso contrario, nos tendremos que plantear silos prefabricados tipo lona.

Ubicación

Si el silo se encuentra anexo a la sala de calderas, se podrá utilizar cualquier sistema, pero si está alejado, serán necesarios sistemas neumáticos para poder trasladar el combustible hasta la caldera.

Forma del silo

Si el silo tiene forma rectangular, utilizaremos sistemas de tornillo sinfín o, incluso, agitadores con un falso suelo para mejorar el aprovechamiento; por el contrario, si la forma del silo es cuadrada, principalmente se utilizan agitadores.

Sistema de alimentación en una instalación de biomasa.

Sistemas de alimentación para instalaciones de biomasa

Una vez tomados en consideración estos factores, podremos elegir el mejor sistema, para lo que existen diferentes posibilidades. El objetivo, en última instancia, es que el sistema funcione de manera adecuada y traslade el combustible a la caldera de una forma automática.

Tornillo sinfín

La alimentación se hace directamente desde el silo hasta la caldera utilizando un tornillo sinfín cuyo tamaño se adaptará a la longitud del silo. Es recomendable en silos rectangulares que estén al lado o por encima de la sala de calderas y para combustibles pellets o hueso de aceituna.

Doble tornillo sinfín

Este sistema es adecuado para silos cuadrados o circulares ubicados al lado o por debajo del cuarto de calderas. En este caso, nos servirá para cualquier tipo de combustible.

Agitadores

Es el sistema necesario cuando se van a utilizar astillas como combustible, aunque también se puede elegir para pellets o hueso de aceituna. Están pensados para silos cuadrados o circulares ubicados al lado o por encima del cuarto de calderas.

Silos lona

Los silos lona son adecuados para pellets y, fundamentalmente, cuando no se dispone de un silo de obra. Hay posibilidad de distintos tamaños en función de las necesidades de la instalación.

Sistemas neumáticos

Todos los sistemas anteriores (agitador, sinfín o silo lona) tienen la posibilidad de ser neumáticos o de aspiración. Estos sistemas son únicamente adecuados para pellets y para instalaciones donde el silo esté alejado de la sala de calderas, con una limitación de hasta 25 metros de distancia.

Tipos de suelo inclinados

Para facilitar la alimentación, puede ser necesario realizar falsos suelos en el silo de combustible y, básicamente, existen tres tipos:

Suelo a dos aguas

Es necesario en sistemas de tornillo sinfín y tendrá inclinaciones de 45º para facilitar que el combustible se deslice por gravedad. Se utiliza en los sistemas de alimentación de pellets o hueso de aceituna.

Suelo a un agua

Se utiliza para los sistemas de agitador. La inclinación dependerá del tamaño del silo y de la separación y altura de la toma de conexión de la caldera, por lo que se realizará “a medida” y una vez instalado el sistema de alimentación.

Suelo horizontal

Es el mejor sistema para silos de poca capacidad y se usa fundamentalmente con agitadores instalados horizontalmente y sistemas de doble sinfín.

En definitiva, debemos conocer perfectamente las características del silo, estudiar tanto su ubicación como la de la sala de calderas, y tener claro el tipo de combustible que se va a utilizar para seleccionar el mejor sistema de alimentación de combustible para una instalación de biomasa.