Sistemas riego
Artículos Técnicos

7 cosas a tener en cuenta al instalar un sistema de riego

Vie, 13/07/2018 - 10:00

Si dentro de tu actividad profesional está la instalación de sistemas de riego doméstico, habrás comprobado que para satisfacer las necesidades del cliente hay que tener en cuenta una serie de aspectos que, aunque son fundamentales, en ocasiones pasan desapercibidos.

Como este tipo de instalaciones tienen su miga, hemos recopilado los 7 aspectos principales a tener en cuenta para que los recuerdes a modo de guía cuando te toque acometer este tipo de proyectos:

1. La capacidad del sistema: presión y caudal

Antes de diseñar el sistema de riego es necesario calcular la presión y el caudal de agua disponible para saber la capacidad de la instalación. Para conocer la presión, coloca un manómetro en la llave de paso más cercana a la fuente de agua. La lectura resultante será la presión de agua estática. En cuanto al caudal, una manera muy práctica de calcularlo es colocar un cubo debajo del grifo, abrirlo a tope y cronometrar el tiempo que tarda en llenarse.

2. Tipos de emisores

Hay tres tipos de emisores para riego doméstico: difusores, aspersores y tuberías de goteo, y cada uno tiene sus características. Deberás elegir cuál o cuáles instalas, porque es posible que la mejor solución sea una combinación. Los difusores están pensados para zonas pequeñas o irregulares; los aspersores se utilizan en grandes áreas; y el goteo se usa cuando quieres aplicar el agua justo en una zona muy concreta, por ejemplo, en la base de una planta.

3. Ubicación de los emisores

Parece evidente, pero es importante dedicar tiempo y cerebro a realizar un planteamiento de la ubicación de los emisores, teniendo en cuenta aspectos como que las esquinas son puntos críticos o que si los emisores no llegan a regarse entre sí será necesario colocar más a lo largo de los perímetros o en la zona central.

4. Las válvulas

A no ser que se trate de un jardín pequeño, tendrás que establecer diferentes áreas de riego en función de las necesidades, la superficie, los tipos de plantas o la exposición al sol. Una vez que tengas definidas las áreas y sus emisores, deberás establecer las zonas del sistema gestionadas por cada válvula.

5. Las líneas de tubería

Para plantear las líneas de tubería, conecta los distintos emisores de cada zona de la forma más directa posible y con la menor cantidad de giros o cambios de dirección. Cierra el circuito siempre que puedas, así conseguirás mayor uniformidad en alcances y coberturas.

blog_riego3.png

6. El programador

La mejor opción es instalar un programador eléctrico y en el interior de la casa, pero, si no es posible, hay programadores de exterior y con alimentación a pilas. En todos los casos es importante seguir las instrucciones de instalación.

7. Los sensores meteorológicos

Hay gran variedad de tipos y combinaciones de sensores meteorológicos (lluvia, humedad, temperatura…), pero los principales son los de lluvia que detienen el riego cuando llueve.

 

Y ya sabes, en caso de que necesites asesoramiento para realizar tu proyecto de riego, recuerda que en Saltoki tenemos un equipo especializado que puede ayudarte.