Paneles radiantes en el techo de una exposición de Saltoki Home.
Artículos Técnicos

Paneles radiantes, la solución que viene de arriba

Mar, 12/02/2019 - 09:24

En la climatización de determinados locales comerciales existen una serie de factores que condicionan el uso de ciertos sistemas de refrigeración y calefacción. Estos factores deben tenerse muy en cuenta a la hora de elegir una instalación de climatización ya que puede resultar una opción más que interesante adoptar un sistema de paneles radiantes en el techo.

Los sistemas de paneles radiantes basan su funcionamiento en la radiación y se distinguen de los tradicionales en que el calor se desplaza como una radiación infrarroja, de una manera similar a cómo la energía del sol llega a nosotros, y no mediante convección, como en la climatización por aire.

Permiten poder alcanzar condiciones de confort con potencias térmicas inferiores a las que necesitan las instalaciones tradicionales. En calefacción, por ejemplo, cuando el volumen de la nave es muy grande (alturas superiores a 5 metros), se pueden alcanzar reducciones de potencia de hasta el 50% de la generación de calor respecto a los sistemas “todo aire”.

Las ventajas del techo radiante frente a otros sistemas que emplean la convección son tan variadas como numerosas. Una de las más obvias es que se evita la temida estratificación del calor, es decir, que el aire caliente se desplace hacia la parte superior, aumentando las perdidas por la zona alta y la cubierta del local y disminuyendo las condiciones de confort en la zona baja de la estancia, precisamente donde se encuentran las personas.

Otras ventajas

  • Ruido. El nivel de ruido es muy reducido ya que no tienen partes en movimiento.
  • Higiene. Tienen un alto nivel de higiene. Como resultado de su reducido movimiento de aire, ni se deposita polvo sobre las superficies ni queda en suspensión en el ambiente.
  • Costes. Los costes de funcionamiento son más reducidos que en los sistemas “todo aire”.
  • Potencia. La potencia necesaria para la climatización de los locales no tiene que tener en cuenta ni la estratificación ni un volumen de aire elevado, por lo que, lógicamente, las potencias instaladas pueden ser más reducidas.
  • Mantenimiento. Los costes de mantenimiento son mínimos. Como no hay partes móviles ni ajustables, el sistema no requiere revisiones periódicas.
  • Instalación. Es fácil de instalar, y requiere muy pocos componentes para un funcionamiento óptimo.

Una vez que se ha instalado, es muy importante la monitorización y los correspondientes ajustes, algo que podemos hacer mediante un sistema de regulación y control. Si se realizan adecuadamente, el sistema funcionará siempre de forma correcta y de manera automática para alcanzar en cada época del año un rendimiento óptimo.

Saltoki, al margen de disponer de todo el material que el profesional necesita para realizar una instalación de techo radiante, cuenta con un amplio equipo especializado en el asesoramiento del diseño y estudio previo de este sistema, en las recomendaciones de instalación y en el proceso de puesta en marcha para obtener un perfecto funcionamiento.

Haz clic aquí si estás interesado en descargarte el dossier completo.