Iluminación en oficinas
Artículos Técnicos

5 factores que debemos tener en cuenta en la iluminación de una oficina

Vie, 08/11/2019 - 10:19

La iluminación de una oficina es una de las consultas más habituales que reciben los técnicos especializados. Es lógico si tenemos en cuenta que la calidad de la iluminación en los entornos laborales está directamente relacionada con cuestiones fundamentales como el bienestar de los trabajadores, la calidad y la productividad, o los accidentes laborales por pérdida de atención.

1.- NORMATIVA APLICABLE. Lo primero que debemos tener en cuenta es que una oficina es un entorno laboral sujeto al cumplimiento de la normativa fijada en el Código Técnico de la Edificación y el RD 486-1997 por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

Dicho de otro modo, hay una normativa muy concreta que debemos cumplir. En el caso de las oficinas, los niveles y calidad de la luz vienen fijados en la norma UNE 12464-1 que fija estos parámetros para los lugares de trabajo en interiores.

2.- ACTIVIDAD. Teniendo claro el punto anterior, lo siguiente que debemos hacer es definir de manera exhaustiva la actividad o actividades que se desarrollarán en la oficina o en sus diferentes zonas.

La Norma UNE 12.464-1 establece unos niveles dependiendo del tipo de actividad que se vaya a desarrollar y también hace referencia, no solo a la cantidad de luz necesaria, sino a la calidad de esta luz. En concreto, los principales parámetros son:

Em (Iluminancia media). Cantidad de luxes sobre las superficies.

Uo (Uniformidad). Reparto uniforme de esos luxes a lo largo de la superficie. Junto con el valor UGR es un valor determinante para evitar problemas como la fatiga visual que se produce cuando nuestros ojos deben acomodarse continuamente a diferentes niveles de intensidad lumínica.

UGRL (UGR límite). El UGR o índice unificado de deslumbramiento (Unified Glare Rating), es un valor que establece la cantidad de deslumbramiento directo que provocan las luminarias. Debe evaluarse con un estudio lumínico y es un valor entre 0 y 30. A mayor UGR, mayor deslumbramiento.

Ra (Valor de reproducción cromática). La reproducción cromática es la capacidad de una fuente de luz o luminaria de representar los colores con fidelidad. 

Para las oficinas tenemos la siguiente tabla, extraída de la norma UNE 12.464-1 3.

3.- SELECCIÓN DE PRODUCTO. Una vez definida el tipo de tarea que se va a realizar en una zona, tendremos claro el nivel necesario, el UGR límite y la uniformidad que deberemos conseguir. A partir de ahí seleccionaremos las luminarias más adecuadas.

En las zonas de escritura, lectura, puestos de trabajo con ordenadores, etc., es muy habitual la selección de luminarias tipo "panel led". En general, son productos adecuados, pero debemos prestar atención al criterio de uniformidad y UGR límite, que en general suele rondar el 19, y seleccionar un panel con el control lumínico suficiente para cumplir con este requisito, así como con el criterio de uniformidad.

Que un panel led se denomine "UGR<19" no es garantía de que, una vez instalado, el UGR que obtengamos sea como mucho 19. Esto es debido a que el valor de deslumbramiento dependerá de la posición del observador, del propio panel, de la altura de instalación e incluso del nivel medio de iluminancia que tengamos. Para salir de dudas será necesario un estudio lumínico.

4.- LUMINARIAS DE CALIDAD. En los entornos de trabajo las luminarias van a trabajar a lo largo de muchas horas y, además, de manera continuada. Por ello es conveniente seleccionar productos de calidad. Una luminaria de calidad con una vida media de 50.000 horas debería durar en circunstancias normales 10 años sin inmutarse. Lo barato acaba saliendo caro y los productos de calidad dudosa rara vez superan los 2 años de vida. Acabaremos por pagar dos veces.

5.- ESTUDIO LUMÍNICO. Una vez que hemos seleccionado las luminarias será necesario hacer un estudio lumínico para verificar los niveles obtenidos. Para esto los técnicos cuentan con diversos softwares como por ejemplo DIALux o Relux. Esta es la mejor manera de conocer con certeza los valores que arrojará nuestra instalación.

En definitiva, para dotar a una oficina de una correcta iluminación debemos apoyarnos en especialistas de iluminación que puedan recomendar la instalación más adecuada teniendo en cuenta todos estos factores.