diseño Iluminación interior
Tendencias

5 aspectos que debemos tener en cuenta en el diseño de la iluminación de una vivienda

Mié, 04/09/2019 - 09:14

La iluminación se ha convertido ya en un elemento fundamental en el diseño de cualquier espacio interior, y no solo comercial o de uso público, sino también en el ámbito doméstico. Cada vez se demanda más una iluminación que se adecue a las necesidades y hábitos del usuario y que, al mismo tiempo, potencie estéticamente su hogar.

Para conseguirlo, hay algunos aspectos básicos que deberíamos tener en cuenta a la hora de diseñar la instalación y elegir los productos. Estos son los cinco puntos más importantes que debemos tener en cuenta al diseñar la iluminación interior de una vivienda.

1. TEMPERATURA DE COLOR

En primer lugar, no se deben mezclar temperaturas de color diferentes funcionando a la vez. Es mejor utilizar 2.700K o 3.000K, como mucho, en aquellas zonas de mayor relajación como las habitaciones, el comedor, el salón para ver la televisión o leer, y también en las zonas de paso como el hall o el pasillo.

Se pueden instalar hasta 4.000K en aquellos lugares donde se vayan a realizar tareas como cocinar, estudiar o hacer deporte, aunque lo aconsejable es utilizar también 3.000K.

Recuerda que las temperaturas de color cálidas favorecen la relajación y la secreción de melatonina, fundamental para tener un buen descanso.

2. NIVELES DE LUZ

Conviene utilizar niveles de luz bajos en aquellas zonas donde se busque tranquilidad y relajación, y niveles más altos donde se vayan a realizar tareas como asearse, cocinar, leer o estudiar.

Para ver la televisión o simplemente charlar es suficiente un nivel de luz de 50Lx. En la mesa del comedor serán suficientes 150-200Lx y para cocinar o estudiar se necesitan aproximadamente 500Lx. A modo orientativo, utilizando lámparas led estos niveles se consiguen con, aproximadamente, 6W, 20W y 60W, respectivamente.

3. DIFUSIÓN DE LA LUZ

En aquellas zonas destinadas a relajarse, charlar, cenar o que son de paso es preciso usar luz focalizada. Hay que intentar que la luz se dirija directamente sobre la mesa del comedor o el sillón de lectura, y ayudarse de lámparas colgantes o de pie o sobremesa que tengan una potencia contenida. Esta luz focalizada, que crea zonas con contraste de luz más claras y más oscuras, ayuda a crear un ambiente acogedor y relajante.

Por el contrario, se puede utilizar una luz más dispersa y general en el aseo, la cocina o zona de estudio porque es preciso evitar los contrastes de luz al realizar estas tareas y evitar la fatiga visual que se produce cuando el ojo debe adecuarse continuamente a diferentes niveles de luz, como el diafragma de una cámara de fotos.

4. ALTURA DE LA LUZ

Jugar con las alturas a las que están los puntos de luz, combinando luminarias en el techo, colgantes, en pared, de pie o a ras de suelo ayudará a crear ambientes cálidos y acogedores resaltando aquellos rincones de la casa que más gusten o se quieran destacar.

5. CALIDAD DEL PRODUCTO

Ojo con la calidad. Un producto de calidad tendrá asociada una larga duración, una buena temperatura de color y una buena reproducción cromática. Teóricamente, una lámpara led de calidad debería durar en una vivienda estándar un mínimo de 10 años, tendría que garantizar una temperatura de color constante e igual entre las lámparas y debería ofrecer una buena reproducción cromática para que los colores del mobiliario y del resto de elementos del hogar no se vean azulados o verdosos.

Recurrir a productos baratos muy posiblemente afeará los colores, se verán diferentes, posiblemente no duren más de dos años y será necesario reponerlos 4 ó 5 veces en una década. En cualquiera de los casos, un profesional de la iluminación es quien mejor puede asesorar sobre los productos más indicados para una correcta iluminación.

Recuerda que en Saltoki contamos con un equipo especializado en iluminación, capaz de ayudar al profesional a encontrar la mejor solución para cada proyecto